Controla tu vida sin sudor
Vaya al Contenido

Menu Principal:

Guías > Tipos de Sudoración excesiva



Sudoración Nocturna.
Los sudores nocturnos son un síntoma incómodo para la persona que lo sufre, porque habitualmente se despierta bañado en sudor y debe cambiar las sábanas y el pijama. Los sudores nocturnos pueden aparecer relacionados con alguna patología, o puede que no. Muchas veces la causa de los sudores nocturnos es la temperatura. Durante el verano, o si dormimos con mucha ropa, es habitual que se produzcan sudores nocturnos. Por otro lado, las cenas copiosas, pesadas o acompañadas de especias picantes pueden favorecer la aparición de sudores nocturnos.

Si la persona que padece sudores nocturnos cree que se debe a un aumento de temperatura, o a una cena abundante o picante antes de irse a dormir, deberá adaptar sus hábitos de vida con el fin de que desaparezcan. Pero si los sudores nocturnos continúan, es necesario consultar a un médico.

Este le dirá que es posible que los sudores aparezcan por causas desconocidas. Son los llamados sudores idiopáticos, que puede venir dados por causas genéticas o bien por un incorrecto funcionamiento del sistema nervioso simpático. Algunas veces, los sudores nocturnos también aparecen como reacción emocional al estrés o a la ansiedad.

Pero los sudores nocturnos también pueden ser síntoma de alguna enfermedad. En los casos en los que la causa es una enfermedad infecciosa, suele acompañarse de otros síntomas, como y pérdida de peso.

Así pues, los sudores nocturnos se manifiestan como un síntoma inespecífico en muchas enfermedades.

Las posibles causas de la sudoración nocturna son, entre otras, las siguientes:

  • Enfermedades infecciosas (por ejemplo, gripe, SIDA... )
  • Enfermedades autoinmunes (por ejemplo, artritis reumatoide)
  • Factores externos (por ejemplo, temperatura ambiente elevada o llevar mucha ropa de abrigo)
  • Alimentación (por ejemplo, por especias picantes o comidas abundantes antes de ir a dormir)
  • Enfermedades neurológicas (por ejemplo, esclerosis múltiple, epilepsia, ictus cerebral)
  • Trastornos hormonales (por ejemplo, hipertiroidismo molestias propias de la menopausia)
  • Enfermedades metabólicas (por ejemplo)
  • Tumores (por ejemplo, leucemia, linfomas, como el linfoma de Hodgkino el linfoma de no Hodgkin)
  • Causas psíquicas (por ejemplo, trastornos del miedo, trastornos del sueño o pesadillas)
  • Apnea del sueño
  • Medicamentos, alcohol y drogas, así como su desintoxicación
  • La sudoración nocturna también puede aparecer sin una causa identificable. En estos casos se habla de sudores nocturnos idiopáticos.

Regreso al contenido | Regreso al menu principal